lunes, 5 de septiembre de 2016

Top 7 novelas que ODIÉ en mi juventud

Ya ha pasado casi un año desde que abrí el blog y creo que va siendo hora de que me conozcáis un poquito mejor ;) 

Si algo debo decir que es que el colegio y el instituto rara vez me mandaron leer libros que despertaran mi curiosidad por la literatura, sino más bien todo lo contrario, me daban ganas de no volver a tocar un libro en mi vida. Tuve suerte de encontrar por mi cuenta los libros adecuados en los momentos adecuados y en mi casa siempre se había tenido la costumbre de leer, y gracias a ello hoy escribo y soy bloggera literaria. Sin embargo, niños que no tuvieron tanta suerte como yo y solo leyeron esas abominaciones literarias crecieron y odiaron los libros. 

Debo aclarar que la principal razón (en mi opinión) de que los libros que mandan en la escuela inciten al odio hacia la literatura es que se mandan libros que no están acorde con los intereses de los jóvenes. Tal vez si cogiera un libro de esos ahora me gustaría, pero con diez años solo me horrorizó o no entendí nada.

Dicho esto, comienzo el Top 7 de novelas que ODIÉ en mi juventud y que me mandaron en el colegio. ATENCIÓN, PUEDE CONTENER SPOILERS.

Número 1: Últimas tardes con Teresa de Juan Marsé

Muy probablemente el libro que más he odiado en toda mi vida. Me lo mandaron en cuarto de la ESO y la única razón por la que saqué fuerzas para leérmelo fui que iban a hacer un examen de la lectura. El libro, para quien no lo haya leído, va de un hombre que quiere tener a una chica rica como novia, se acuesta con una y al enterarse de que solo es una criada la pega, la maltrata y la somete a constantes vejaciones, y dicha mujer lo acepta sumisa. Entonces él, que es el protagonista, se enamora de la 'señorita' rica de la casa en la que trabaja su novia, se acuesta con ella y ya. Aparte de ser una historia machista a más no poder incluso teniendo en cuenta el contexto histórico (años 50-60) es una lectura larga y tediosa, el autor puede pasarse cuatro páginas del libro describiendo un armario y las cuatro siguientes describiendo una alfombra, solo es posible leerla saltándose páginas. Resumiendo, una novela larga, machista y sosa, y me la leí con no más de 15 años. No sé dónde verían mis profesores 'arte clásico' o 'valor moral' para mandarnos semejante basura, pero recuerdo que en aquellos años me dije a mí misma que si tenía hijos y alguna vez hacían algo horrible les castigaría con leerse Últimas tardes con Teresa

Número 2: Pedro Páramo de Juan Rulfo

Otro Juan que me destrozó un mito. Esta me la mandaron siendo algo más mayor, en bachillerato, de modo que no me impactó tanto (gracias a Dios), pero aún así me pareció muy desagradable de leer. Cuando el profesor nos vendió la moto nos dijo que iba sobre un pueblo fantasma para despertarnos la curiosidad, pero lo cierto es que en realidad Pedro Páramono era más que una novela culebronera escrito en castellano latino clásico imposible de entender sin notas a pie de página (que mi edición no las tenía y tuve que leerlo diccionario en mano, ni por esas encontraba todos los palabros que ahí había). La historia en realidad es un chico que busca a su padre una vez su madre muere, y todos los habitantes del pueblo le van contando historias de su padre Pedro Páramo. Básicamente el hombre era un niño rico que se acostó con el pueblo entero y solo se enamoró de una chica loca que no le correspondía. Ni más ni menos. Un libro tedioso ytremendamente aburrido, eso me pareció.

Número 3: ¿Y si me defiendo? de Elisabeth Zöller

Este me lo mandaron en sexto de primaria y me pareció una absurdezVa de un niño que tiene que enfrentarse al problema del bullying. Hasta ahí podéis pensar que es una lectura apropiada para los niños, ya que así adquieren valores morales para no agredir a sus compañeros... Yo también pensaba eso, pero no. El libro no da ninguna clave a los niños que sufren bullying para enfrentarse al problema, ni habla a los posibles abusones de las consecuencias que tiene hacerle este tipo de acoso a una persona. Por lo que entendí en su momento, el niño al final decidía no defenderse ni chivarse, solo afrontar las palizas. Un día se escapa de casa y sus padres le encuentran, fin. Ah, y la niña que le hacía bullying lo hacía porque sus padres se estaban divorciando, esa era la justificación. Vamos, que el libro te enseña a que si te hacen bullying no hagas nada, y que el abusón maltrata a los demás porque es un probrecito niño (o niña) incomprendido que tiene que desahogarse. Yo he conocido a muchas personas cuyos padres se divorciaron y que jamás fueron abusones. Solo sé que tras leer ese libro los abusones siguieron siéndolo y las víctimas también.

Número 4: Ojalá no hubiera números de Esteban Serrano Marugán

Este libro, en sí, como literatura infantil, no estaba mal. El problema es que nos lo mandaron en tercero de la ESO con 14-15 años ya cumplidos. El librito nos lo mandaron en matemáticas (sí, nos mandaron un libro en matemáticas), nos gastamos la pasta en él (porque era fino pero super caro) y al final no hubo examen. Fue en ese momento cuando mis jóvenes compañeros y yo descubrimos el sentido del meme del póker face. El libro sería magnífico para niños de 6 años pero a los adolescentes de 14 nos pareció una broma. Era un libro DE DIBUJOS en el que como mucho había dos frases por página del tipo: 'Si no hubiera números, no podríamos saber cuántos años cumplimos en nuestros cumpleaños', etc. No sé qué se les pasó por la cabeza a los profesores cuando nos lo mandaron. Es el ejemplo perfecto de un libro que es malo porque te pilla a destiempo.

Número 5: El cazador del desierto de Lorenzo Silva

Este libro fue la primera romántica que leí y me dio ganas de no volver a leer otra más en mi vida. La historia me parece un completo sinsentido y muy aburrida. El argumento es el siguiente: una chica se enamora de un chico musulmán y casi toda la novela trata de las virtudes de la cultura árabe. Hasta ahí todo bien, pero lo que no me gustó fue que la chica, que era muy aplicada en los estudios, de pronto dejó de ir al colegio y empezó a suspenderlo todo por estar con ese chico. Y el señorito, al final, la deja porque se tiene que volver a su país, ¡y lo sabía desde el principio! En la novela lo pintan como: "oh, qué romántico, la ama pero al final la deja ir", yo más bien lo interpreté como: "haces que la chica asuma tu religión, que deje los estudios y que apenas salga con sus amigas sabiendo desde el principio que al final te ibas a ir y la ibas a dejar plantada. Qué caballeroso, por favor". ¿En qué momento pensaron que mandarle a unas niñas una novela que les dice que renuncien a su futuro académico por un chico es una buena idea? En fin, siguiente.

Número 6: Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez

Os imagino ahora sacando las horcas y las antorchas. ¿Cómo es posible que no me guste el libro del genio de la literatura clásica iberoamericana? Pues lo siento en el alma pero en ese momento no me gustó. Yo tenía unos doce años, sería segundo de la ESO y me pareció un asco. Seguro que muchos la conocéis, pero por si acaso os resumo el argumento tal como lo interpreté yo en su momento: un hombre llamado Santiago Nasar se muere y la historia narra sus últimas veinticuatro horas de vida presenciadas por otros personajes. Lo curioso es que todo el mundo sabía que lo iban a matar menos él y nadie le dijo nada. Y no os perdáis el motivo por el que querían matarlo: resulta que una chica de buena familia se iba a casar en matrimonio concertado, pero cuando descubren que la chica no es virgen el novio la repudia, la familia le da una gran paliza, y como creen que fue Santiago quien la desvirgó, lo matan. Chúpate esa. Y encima luego la chica se pasa años suplicándole al marido que vuelva con ella. Perdonadme por no saber apreciar la 'belleza de los clásicos' pero tú a una niña de 12 años le mandas leerse esto e imagínate con qué cara se queda.

Número 7: Monsieur Ibrahim et les fleurs du Coran de Eric Emmanuel

Que se traduce como El señor Ibrahim y las flores del Corán. Uno de los motivos por los que la odié profundamente es que era un tocho de libro(bueno, en ese momento me parecía un tocho aunque ahora me los leo más largos) y me lo tuve que leer en francés original. Eso ya fastidia porque es una novela complicada y muy filosófica. Va de un chavalín de unos 12 o 13 años con una situación familiar complicada (padre borracho y madre que lo abandonó) que conoce a un señor llamado Ibrahim que lo convierte a la religión musulmana y se lo lleva a Arabia de buena fe. Al final el señor se muere. Por el camino se dan situaciones tan curiosas como que el señor Ibrahim se lleve al niño a un puticlub, le pague una puta y diga que las putas son necesarias para mantener el orden social y que aportan un gran servicio a la comunidad. Cada cual con sus opiniones pero no me vayan a decir que mujeres de cuarenta años con un niño de doce no es pedofilia.

Hasta aquí el Top 7. Lo que la mayoría tienen en común es que son machistas, tienen un lenguaje incomprensible y sus contenidos no son adecuados para niños de según qué edad; por descontado, todas ellas acaban mal.

¿Y vosotros? ¿Qué novelas de las que os mandaron en el cole habéis odiado?