viernes, 28 de julio de 2017

Reseña: 'Condenados'

Autor: Glenn Cooper

Obra: Condenados

Editorial: Grijalbo

Formato: Ebook

Número de páginas: 512

Año de edición: 2017

Idioma original: Inglés

Sinopsis: John Camp es el responsable de la seguridad de un proyecto científico de alto nivel que se está desarrollando en unas instalaciones secretas cerca de Londres. Una prueba fallida se salda con la misteriosa desaparición de Emily Loughty, la brillante física que dirige las investigaciones. En el lugar donde ella estaba aparece un hombre que huye desesperadamente del edificio. Las primeras pesquisas revelan poco después que se trata de un peligroso criminal, condenado y ejecutado... en 1949. Está volviendo a actuar y hay que detenerlo a toda costa. Mientras tanto, John propone repetir el experimento para rescatar a Emily, la mujer a la que ama. Se coloca en el punto exacto donde ella desapareció y en un instante es catapultado a un mundo maldito al cual todos los que han escrito a sangre en el gran libro de la Historia -tiranos sanguinarios, reyes despiadados, asesinos crueles- han sido relegados para toda la eternidad.

Glenn Cooper es el conocidísimo autor de la saga La biblioteca de los muertos y de la trilogía Condenados, de la cual este es el primer tomo. Se trata de un libro que mezcla la ciencia ficción, la novela negra y algo de fantasía con altas dosis de acción y aventura.

Cuando compré el libro estaba emocionada. Había leído La biblioteca de los muertos (hace un par de años, antes de abrir el blog, por eso no hay reseña aún) y me había parecido una obra genial, de modo que tenía las expectativas muy altas con condenados... Más aún teniendo en cuenta que en el marketing del libro se decía que era la mejor obra del autor hasta la fecha y que mezclaba el infierno de Dante con Juego de Tronos... Pura cháchara.

La verdad es que esta novela me ha decepcionado. No puedo decir que sea lo peor que he leído pero tampoco puedo darle el aprobado. La trama es muy pobre, la acción predecible y los personajes planos. Tenemos al típico protagonista atormentado por un pasado relacionado con lo militar que es un tipo muy duro que se lleva a todas las chatis de calle, la científica ultra buenorra que se mete en líos y tiene que ser salvada por el protagonista, un montón de malos malísimos a los que nuestro Chuck Norris despacha con unos pocos puñetazos y un final feliz, aunque abierto para la segunda parte (que no pienso leer). Cooper se ha tirado sin paracaídas al mundo de los estereotipos y los tópicos. Por ejemplo, para él en el Infierno apenas hay mujeres porque "las mujeres suelen ser muy buenas, no hacen cosas malas, así que no van al Infierno". Ah, y si una mujer va al Infierno, los hombres (que son como animales, visto lo visto) las quieren para violarlas y poco más. Claro que sí, guapi.

Lo único original del libro es el tema de que el Infierno sea en realidad un mundo paralelo al que se puede llegar gracias a un acelerador de partículas... Ah, bueno, no. No es original, eso ya lo había leído en Las puertas del Infierno de John Conolly, una de las primeras reseñas de este blog.

Un punto que puede resultar interesante es que se muestre a los personajes históricos que han acabado en el Infierno, y se nota que el autor les ha investigado a fondo... Si bien esto también me trae reminiscencias de El ocho y El fuego de Katherine Neville.

En general es una lectura que puede resultar entretenida si no tienes nada mejor que hacer y está escrita en un lenguaje sencillo, pero yo no la recomendaría, ni mucho menos diría que es la culminación de la obra maestra de Cooper. Pronto haré reseña de La biblioteca de los muertos, un libro del autor que sí que vale la pena leer.