domingo, 4 de septiembre de 2016

Lo que tu forma de marcar las páginas dice de ti

Uno puede encontrarse a sí mismo a través de la lectura, eso es algo que todo el mundo sabe. Sin embargo, la forma de marcar la página por la que vas en tu libro también dice muchas cosas sobre ti que puede que ni tú mismo sepas...



1. Marcapáginas

Todos hemos tenido un marcapáginas alguna vez. Desde el clásico trozo de cartón que hacíamos en primaria por el Día del Libro hasta aquellos que nos regalaban con la publicidad. Sin embargo, aquellas personas que se compran un marcapáginas para sí mismas suelen ser personas tranquilas y pacíficas. Aprecian los detalles y disfrutan de la rutina y los pequeños momentos de felicidad. Suelen tomarse las cosas con calma y son amantes de la belleza.







2. Trozo de tela

El trozo de tela suele ser utilizado debido al espíritu pro-reciclaje del lector. Y es que es una pena tirar un lazo tan bonito del regalo de Navidad o cortar las presillas que sirven para colgar tu blusa nueva en la percha. Las personas que marcan la página con un trozo de tela tienden a ser personas creativas, imaginativas y enérgicas. Aman todas las artes (no solo la lectura), y suelen ser coloristas, fiesteras y sonrientes.



3. Doblar la esquina

El método clásico elegido por personas observadoras e intuitivas. Actúa como rasgo distintivo de aquellos que leen tanto por placer como por obligación (estudios, análisis...). Estas personas suelen ser serenas y curiosas, y a menudo marcan más de una página para poder releer los momentos más interesantes del libro. Se definen por la responsabilidad y la comprensión.





4. ¡Cualquier cosa vale!

A grandes males, cutres remedios. Síndrome de los lectores que leen con muchas prisas y viven casi siempre atareados. Porque una servilleta, un folleto de publicidad, una foto vieja o un lápiz son sustitutos perfectamente válidos para el marcapáginas. Propio de las personas despistadas, impulsivas, exploradoras y aventureras. Culos de mal asiento. Corresponde con lectores que tienen una vida intensa. ¡Pero cuidado! ¡A veces ciertos objetos pueden dañar los libros!


5. Los marcadores post-it

Todo lo contrario que el marcador anterior. Estas coloridas flechitas de papel no solo marcan la página en la que te has quedado, ¡sino la propia línea! Marcadores propios de estudiantes y comerciantes. Pertenecen a gente meticulosa y cuidadosa. La palabra que mejor define a estas personas es "orden". Cautelosos, pensativos, calculadores y rectos. Con gran disciplina e inteligencia visual.

6. ¿Marcar la página? ¿Qué es eso, se come?

Si perteneces a este grupo, te recomiendo que vayas a hacerte ahora mismo una prueba de cociente intelectual: ¡eres un genio! A pesar de toda la información que acumula tu cerebro a lo largo del día, tienes una agenda mental con el número de página en el que te quedaste. Otro caso diferente es el de los lectores que empiezan y acaban un libro en un solo día. Y el más frecuente, el de los lectores que no terminan de leer el libro porque no ha sido de su interés.