lunes, 5 de septiembre de 2016

Reseña: 'Las lágrimas de Shiva'


 Autor: César Mallorquí

Obra: Las lágrimas de Shiva

Idioma original: Castellano

Editorial: Edebé

Año de publicación: 2002

Lugar de publicación: Barcelona

Resumen: En cierta ocasión, hace ya mucho tiempo, vi un fantasma. Sí, un espectro, una aparición, un espíritu; lo puedes llamar como quieras, el caso es que lo vi. Ocurrió el mismo año en que el hombre llegó a la Luna y, aunque hubo momentos en los que pasé mucho miedo, esta historia no es lo que suele llamarse una novela de terror. --Todo comenzó con un enigma: el misterio de un objeto muy valioso que estuvo perdido durante siete décadas. Las Lágrimas de Shiva, así se llamaba ese objeto extraviado. A su alrededor tuvieron lugar venganzas cruzadas, y amores prohibidos, y extrañas desapariciones.--Hubo un fantasma, sí, y un viejo secreto oculto en las sombras, pero también hubo mucho más.

César Mallorquí es uno de los autores españoles más consagrados de este siglo. Se dedica al mundo de la comunicación audiovisual. Ha ganado un total de 26 premios literarios tan prestigiosos como el Cervantes y ha publicado al menos 23 novelas. 

Las lágrimas de Shiva es la obra que ilustra el dicho 'no se debe juzgar un libro por su cubierta', pues, en mi opinión tiene la portada más sosa que he visto nunca en un libro. Sin embargo, su interior es un pequeño tesoro de la literatura sobrenatural y juvenil.

Este libro llegó a mis manos cuando estaba en segundo de la ESO y es uno de los pocos libros que me mandaron en clase y me gustaron. De hecho, una parte importante del éxito de la novela vino de que todos los colegios e institutos comenzaron a mandarlo (hasta tiene su propia sección en El rincón del vago) y por eso se le ha estigmatizado convirtiéndolo en un 'libro para niños'. Los que seguís este blog desde hace tiempo sabéis que no estoy nada de acuerdo con poner edad al público de los libros haciendo que los adultos no puedan leer novela uvenil, pero es que en este caso, además, me parece incomprensible. Es cierto que tiene rasgos de la novela juvenil, como que los protagonistas sean dos adolescentes, pero la obra se sitúa en los años 60-70 (en 1969 en realidad) que es la época del público adulto hoy en día. Y todos sabemos que algo de nostalgia encanta a los lectores (¡no hay más que ver el éxito de la novela Yo fui a EGB!, que no reseño ni comprendo al cien por cien porque yo no fui a EGB). En cualquier caso un punto positivo que tiene la obra es que da igual la generación a la que pertenezca el lector, yo soy de la generación de los 90 y aún así lo entendí todo, y lo mismo para mis compañeros millenials.

Javier y Violeta son dos primos que tienen que investigar la aparición de un fantasma en su casa. El libro está escrito en primera persona desde el punto de vista de Javier y tiene un lenguaje muy claro y atractivo, con toques de humor.

Este libro tiene también varias curiosidades traducidas en debates morales. Por ejemplo, todo sucede el año en que el ser humano llega a la luna, y para verlo el tío de Javier (que es inventor) construye una tele, a partir de esto los personajes debaten un poco sobre si las nuevas tecnologías del entretenimiento atontan el cerebro o no. También se habla de los movimientos hippies y del principio del feminismo a través del personaje de Margarita, otra prima de Javier, y se vislumbran las primeras entradas de mujeres en la universidad, como Rosa que quiere estudiar bellas artes. Para el lector experimentado también hay una guerra literaria, pues Javier es un amante de la ciencia ficción y Violeta adora los clásicos. Por último, la atracción que sienten Javier y Violeta entre ellos dos a pesar de ser primos parece un tema tabú hoy en día pero en aquellos años era lo más normal del mundo (y, personalmente, no veo motivos para pensar lo contrario).

En definitiva, es un libro muy entretenido con acción y reflexión a partes iguales, que mezcla la sencillez y el humor de la literatura juvenil con la intriga de la novela de terror y el misterio de la novela negra.

Las lágrimas de Shiva es uno de mis libros de referencia, y si le das una oportunidad, sin importar tu edad, tal vez también lo sea para ti.