jueves, 3 de agosto de 2017

Reseña: 'Falmung y la gema de la oscuridad'

Autor: José Luis Martínez


Editorial: Falgor

Número de páginas: 148

Año de edición: 2017

Formato en el que lo he leído: Papel

Sinopsis: En una taberna olvidada de la península de Isgramort, un trovador se dispone a relatar, por primera vez, la autentica historia de Falmung.
La historia real que muy pocos conocen y que hace más de mil años, quedó diluida tras los rumores, mitos, relatos y fábulas que poco a poco convirtieron la tenacidad del enano en leyenda. Falmung... mendigo, guerrero, aventurero, héroe y asesino. Por fin se revelará la verdad sobre su vida y aventuras. Y para ello se debe empezar desde el principio: Cuando conoció a su gran amigo Kroyed y los años que pasaron malviviendo como aventureros. Años fugaces, donde un trabajo en particular, les condujo por la senda que les convirtió en los personajes legendarios que conocemos hoy. La auténtica historia jamás contada de Falmung, comienza aquí.

José Luis Martínez Martínez es un escritor de fantasía que se lanzó al mundo de la publicación con su primera novela Goblin. El origen y que continúa creando historias sobre el mundo de Isgramort, siendo Falmung y la gema de la oscuridad el inicio de una saga ambientada en ese universo.

Se trata de una novela muy ligera de fantasía que se ambienta en un mundo imaginario medieval. Está escrita en un lenguaje sencillo, las descripciones no son exhaustivas, los diálogos son fluidos y el vocabulario es asequible para cualquier tipo de público. Hay gente que suele relacionar el género fantástico con el juvenil, y yo estoy en contra de este tópico, pero sí que es cierto que la simpleza del lenguaje hace que sea apto también para los adolescentes y jóvenes adultos. Eso sí, advierto que hay escenas un poco gore (o sangrientas), y aunque no creo que le quiten el sueño a nadie, yo aviso.

Desde mi propia subjetividad diría que es una historia que no está ni bien ni mal. Tras ver el booktrailer y leer otras reseñas, tenía altas expectativas con este libro, pero no han terminado de cumplirse... Aunque la novela tenía buenísimos ingredientes (dos protagonistas carismáticos, un mundo imaginario bien traído y una misión que prometía aventura) creo que el autor les habría podido sacar más partido. Como dicen en Master Chef: "No ha sabido respetar el producto". Faltaba originalidad, misterio y sobresalto. La acción tenía pocos altibajos, era un poco plana; y las escenas de batalla eran muy predecibles. La historia estaba bien, pero podría haber estado mucho mejor.

Entre las cosas que me gustan del libro destaco la ilustración de la portada (felicidades al ilustrador Arturo Mata) y la relación de amistad entre Falmung y Kroyed, que va evolucionando a lo largo del libro y muestra momentos de ternura, de humor y de emoción. También agradezco leer un libro de fantasía medieval que tenga como protagonista a un enano, ya que suelen ser colocados de atrezzo. Eso sí, tengo mis reticencias con este tipo de "criaturas mágicas" ya que no sé cómo se sentiría una persona con enanismo si leyera un libro en el que se asegure que son una raza (es decir, que no son humanos) cabezota e inconsciente. Ya sé que la figura del enano es habitual en este tipo de literatura y en este libro se la glorifica (Falmung, heroico y valiente pese a sus defectos), pero tal vez sea porque he tenido trato con este tipo de personas que no acabo de sentirme cómoda con esta categorización.

Por otro lado, lo que menos me ha gustado del libro es que no hay mujeres. Me choca que teniendo en cuenta que la mayor parte del público lector es femenino se haya escrito una novela en el que no hay mujeres ni para rellenar. Me parece hasta antinatural. Además, siempre me ha fastidiado que haya autores de fantasía medieval que se inventan magia, aventuras, dragones, países y mundos imposibles... pero luego rechazan mostrar la igualdad de género amparándose en el "realismo" de la Edad Media. Bueno, en realidad sí que sale una mujer, la esposa del posadero, que aparece un momento para cocinar y servir a los protagonistas (y encima cocina mal). Total, que el hecho de que no haya mujeres, de que la única mujer que haya sea una "chacha" y que las expresiones supuestamente graciosas de los protagonistas sean tales como "chillas como una mujer, haces nosequé como una nena...", pues me han hecho fruncir el ceño y bastante. Espero que en las siguientes partes de la saga corrijan esto y que no lo hagan con el típico estereotipo de crear un único personaje femenino (como mucho dos) que sea perfecta, valiente y preciosa, y que sirva para ser la novia de alguno de los protagonistas, para ser salvada de algún peligro, para ser la mala sexy o para poco más.

Mi valoración final para esta novela es que ni fu ni fa. No puedo decir que sea mala, pero tenía un potencial que ha sido desaprovechado. Vamos a esperar a que en la segunda parte de Falmung el autor sepa reconducir el relato. Veo luz al final del camino. Si el escritor se esmera, y más teniendo en cuenta que a nivel de ortografía y de expresión no tengo pega ninguna, creo que puede crear un final digno para esta saga.