viernes, 17 de noviembre de 2017

Reseña: 'Popsía'

Autor: Francisco Félix Caballero

Obra: Popsía

Editorial: Playa de Ákaba

Número de páginas: 76

Año de edición: 2017

Lugar de edición: España

Sinopsis: POPSÍA comienza con una «declaración de intenciones» y termina con una «despedida y cierre». Entre medias, poemas de corte intimista, postales de diversos lugares e instantes temporales, y miradas a la realidad actual, con alguna que otra reminiscencia personal del autor. El título del poemario es un simple juego de palabras, una forma de volver a plantearse la pregunta que una vez se hizo Bécquer, en estos tiempos recientes en los que la poesía parece haber cambiado tanto. Es un libro que pretende ser en cierto modo honesto y «con alma», características que el autor considera innegociables a la hora de escribir y de vivir.


Francisco Félix Caballero (Málaga, 1984) es Licenciado en Matemáticas y Doctor en Estadística. En su trayectoria profesional, se mezclan investigación y docencia, y la participación como co-autor en diferentes publicaciones científicas. Trabaja en el campo de la investigación en Biomedicina y Ciencias de la Salud. Con anterioridad a la publicación de su primer libro, el poemario La resurrección de los muertos (Éride Ediciones, 2015), ha participado y publicado versos en diferentes ediciones del Cuaderno de Profesores Poetas, organizado anualmente por el I.E.S. Giner de los Ríos de Segovia.

Esta es la segunda vez que La Contraportada reseña un poemario de Francisco Félix, y he de decir que el autor sigue en su línea aunque se puede leer una cierta evolución. A nivel de temática, siguen siendo importantes las emociones y los sentimientos (destaca el amor, la rutina sentimental y la pérdida del mismo), pero se introducen elementos más contemporáneos y propios del día a día (el hombrecillo verde del semáforo, por ejemplo).

Ya es marca personal del autor mezclar la rima asonante con el verso libre dentro de un mismo poema. Si bien, también hay poemas que riman de principio a fin y otros que tienen estructuras más quiméricas. Un ejemplo perfecto es este del poema llamado Ella y él, que mezcla el arte mayor y el arte menor (más y menos de ocho sílabas por verso), la rima consonante y asonante, y retazos de verso libre. El autor escribe conglomerados de versos que, pese a ser físicamente dispares, se armonizan y tienen un buen ritmo, es el "caos ordenado".


Me ha gustado este poemario y le agradezco que me haya acompañado bastante en las salas de espera (como es finito, me lo podía llevar en el bolso sin problemas), pero debo reconocer que el anterior libro del autor, La resurrección de los muertos, me gustó más y me caló más hondo.

Creo que lo que menos me ha gustado del libro es la portada, y no es porque tenga nada personal en contra de Francisco Félix 😆😆😆 pero por lo general desconfío de los libros cuya portada son la foto del autor. Creo que Playa de Ákaba debe de tener algún que otro problema con su estrategia de marketing.

¿Qué os ha parecido? ¿Lo leeréis? Decídmelo en los comentarios