lunes, 26 de marzo de 2018

Reseña: 'Las colonias del sistema solar. Theia. Crónicas de la expansión I'


Autores: Luis Ángel Fernández de Betoño (Autor),‎ Alexia Jorques (Ilustradora),‎ José Pimat (Redactor)

Editorial: Autopublicado

Número de páginas: 304

Año de edición: 2015

Sinopsis: Año 2373, la humanidad ha superado una nueva frontera y se expande por el Sistema Solar. Marte, el Cinturón de Asteroides y los satélites de Saturno y Júpiter han sido colonizados. Estas últimas colonias, agrupadas bajo la bandera de La Federación, son la élite, el primer mundo. En ellas la población disfruta de un nivel de vida inimaginable hasta ahora. En las colonias federales existe un grupo denominado Los 10.000 que sueña con llegar a Theia, un mundo gemelo de la Tierra situado a veinte años luz, distancia esta que de momento resulta insalvable para el ser humano. La intención es colonizarlo utilizando terrícolas, mejor adaptados a la vida en un planeta. Owen Jeringan, líder de Los 10.000, cree haber encontrado la forma de fabricar un impulsor capaz de alcanzar el ansiado planeta, gracias a un extraño objeto al que llaman Singularidad. Sin embargo, se encuentra dentro del Cinturón de Asteroides, refugio de los peligrosos piratas espaciales. Por ello contrata los servicios de Gael Paulsen, un antiguo piloto militar y veterano de la guerra contra Marte. Paulsen, junto con un grupo de incondicionales, tratará de hacerse con la codiciada Singularidad. No obstante, no todos los colonos estarán de acuerdo y utilizarán todos los medios a su alcance para impedir los planes de Owen Jeringan…

Las colonias del Sistema Solar. Theia es la primera parte de una saga llamada Crónicas de la expansión que recientemente ha publicado su segunda parte, El ascenso del duque. Se trata de una novela de ciencia ficción, space opera y cierto aire de distopía.

La trama nos sitúa en un futuro no muy lejano (dentro de unos 350 años) donde los humanos han conseguido colonizar los diferentes planetas del Sistema Solar, y están buscando nuevas fuentes de energía para conquistar sistemas y planetas aún más lejanos, como Theia. En este futuro en el que ha habido tantas guerras y conflictos entre los humanos de unos planetas y de otros, se nos plantea un escenario en el que existe una fuerte discriminación en contra de los terrícolas, que han pasado a ser "humanos de segundo orden" convertidos en el proletariado explotado que sirve a los humanos de otros planetas. Aquí ya tenemos dos pilares de crítica social (inseparable de la ciencia ficción convencional), por un lado la discriminación racial (que tristemente impregna nuestra historia) y por otro la lucha entre las clases bajas proletarias y las clases altas

Dentro de este universo literario se desarrolla una historia de acción llena de peleas, persecuciones y huidas en las que una serie de personajes se verán obligados a cooperar para cumplir con su misión...

Lo que más me ha gustado del libro ha sido que está fantásticamente escrito. Las descripciones son excepcionales, capaces de explicar conceptos a priori muy complicados de una forma sencilla y de dar tanta verosimilitud al relato que sientes que estás ahí. La imaginación que se ha derrochado en este libro es digna de aplauso.

Sin embargo, tengo que decir que hay algo que no me ha gustado demasiado, y es que hay unas cuantas pinceladas de machismo. Al principio del libro, creí que iba a ser una novela totalmente machista, pero por suerte la historia se corrigió a tiempo y al final los personajes femeninos reclamaron un papel relevante. Es ciento que no hay muchas mujeres en la obra (y que más de una es ex-prostituta) pero las que hay tienen puestos de mando muy importantes y/o una inteligencia destacada. Eso sí, el autor ponía en boca de estas chicas algunas frases que me dejaban ojiplática, por ejemplo, en un momento en el que un hombre se niega a acostarse con una mujer, esta le pregunta enfadada que si es que tiene la regla y por eso está de tan mal humor. O también choca mucho que cuando hay escenas eróticas la mujer "desee ser poseída" por el hombre y el hombre "desee poseerla", encontrándonos de nuevo con el estereotipo de mujer-pasiva y hombre-activo sexualmente hablando. Como último apunte, decir que la prostitución está bien considerada y que hay un Ministerio del Sexo, pero todos los burdeles a los que se va en la novela son de prostitutas mujeres y no de prostitutos hombres. En conclusión, para pelear y trabajar las mujeres de esta novela son iguales que los hombres (no son unas pobrecitas desvalidas) pero en temas de sexualidad, estereotipos no faltan.

También tengo que ser algo quisquillosa y añadir que los personajes no son demasiado complejos ni evolucionan demasiado. Está la tía inteligente, el tipo machote, el que parece malo y es bueno, el que parece bueno y es malo, el que está enfadado con la vida, el machote buenorro... En fin, aun así a alguno se le cogía cariño. 

Como conclusión, diría que no ha sido el libro de mi vida. El cuento de Dione (otra novela por el estilo) me gustó más, pero eso no quita que este ejemplar haya sido bastante entretenido. Creo que si hacemos caso omiso a algunos detalles negativos, se puede llegar a disfrutar del libro. No ha estado mal.

A continuación os dejo la reseña de Leyendo, Tejiendo y Cocinando en Klingon, que también leyó la novela por la iniciativa Ningún Autor Sin Reseña.


¿Qué os parece el libro? ¿Os lo vais a leer? ¿Me recomendáis algo de ciencia ficción? Decídmelo en los comentarios ;)