domingo, 4 de septiembre de 2016

Reseña: 'La semilla del diablo'


Autor: Ira Levin

Obra: La semilla del diablo

Lugar de edición: Barcelona

Editorial: Ediciones Orbis S.A.

Fecha de publicación: 1983

Número de páginas: 271

Idioma original: Inglés

Traductor (castellano)Enrique de Obregón
Resumen del libro: Rosemary Woodhouse y su marido, Guy, un actor que lucha por abrirse paso en su carrera, se mudan a un edificio de apartamentos neoyorquino signado por una fama ominosa y habitado por ancianos. Roman y Minnie Castavet, vecinos de la pareja, acuden a darles la bienvenida e intentan, por todos los medios, establecer relación con ellos. Rosemary se muestra renuente a frecuentarlos, no sólo porque los considera extraños sino también por los misteriosos ruidos procedentes de su apartamento. Guy, sin embargo, parece sentirse encantado con los Castavet. Poco después de que su marido haya conseguido un importante papel en Broadway, Rosemary queda embarazada y los Castavet empiezan a mostrarse especialmente interesados por su salud. Mientras se siente cada vez más enferma y aislada, Rosemary comienza a sospechar que los Castavet y sus amistades no son lo que parecen…. NOTA: [Este resumen pertenece a la contraportada de la misma obra editada por Ediciones B, puesto que mi edición, la que estoy reseñando, es más antigua y no tenía ningún tipo de resumen].


Esta novela ya se ha consolidado como uno de los clásicos más famosos de la novela de terror. Ira Levin, escritor y dramaturgo, escribió la primera versión de esta obra en 1967 con el título El bebé de Rosemary (Rosemary's baby); de la cual se hicieron adaptaciones al cine. 

En mi opinión, como suele suceder, el libro supera con creces a la película. El terror que tiene el libro no es fruto de ver a horribles monstruos o de terribles masacres, sino que es un tipo de miedo más profundo y psicológico. La obra consigue que el lector se identifique completamente con la protagonista, Rosemary. Es capaz de hacernos sentir su miedo, su desesperación, sus dudas... Acompañamos a una mujer que ve cómo su vida entera se derrumba poco a poco por las intenciones diabólicas de sus vecinos y su marido. No puede confiar en el hombre al que ama, se distancia de sus amigos y sus amistades más cercanas son víctimas de sospechosos accidentes. Tanto la descripción de la casa Bramford como los pensamientos de Rosemary nos causan sensación de asfixia y nos tienen en una tensión que va aumentando conforme nos acercamos al final de la novela. Lo más destacable de la obra es las sinergias que se forman entre el terror, el misterio y el suspense; Rosemary dedica la novela a averiguar qué está pasando a su alrededor y de qué modo está involucrado su futuro hijo.

Una novela cuya moraleja puede ser que el amor de una madre es tan poderoso como el mismísimo infierno.