lunes, 5 de septiembre de 2016

Cómo escribir una noticia periodística III

Y aquí os presento el tercer post acerca de cómo escribir una noticia. Veremos qué punto de vista aportar a la noticia y cómo tratar las fuentes. 

VIII OBJETIVIDAD, INDEPENDENCIA Y NEUTRALIDAD

Los periodistas que escriben noticias deben conocer las diferencias entre estos tres conceptos:

1. OBJETIVIDAD: Significa hablar de algo sin hacer juicios de valor. A lo largo del tiempo, muchos autores han pensado que no se puede ser objetivo puesto que todos tenemos diferentes puntos de vista. Sin embargo, otros apoyan que la objetividad recae en la diligencia y la veracidad del periodista, que ha de ser honesto y no dar su opinión.

2. INDEPENDENCIA: La libertad de prensa es la independencia. Si no hay órganos censores, la información transmitida es independiente. Pero los periódicos no son del todo independientes, ya que no suelen publicar información en contra de las empresas que los financian. Un periodista, a pesar de tener el derecho a la claúsula de conciencia, podrá caer en la autocensura para no publicar informaciones comprometidas para el medio y mantener así su puesto de trabajo. Una mayor concentración de medios se entiende como una menor independencia. Los medios independientes suscitan una mayor credibilidad. La independencia se consigue mediante una buena estructura organizativa y una financiación autosuficiente.

3. NEUTRALIDAD: Sinónimo de imparcialidad, que no se participa en las opiniones en conflicto. Los autores opinan que se puede intentar ser objetivo pero no ser imparcial. Un neutral tendría que dar todos los puntos de vista posibles sobre una noticia, y eso no es posible en un texto de unas líneas. Además, aunque hay temas que pueden tener cierta neutralidad (política, equipos deportivos...) hay otros en los que una mayoría importante de la población coincide (el hecho delictivo que supone la violación sexual, lo horrible de asesinar a un bebé...). Una noticia escrita por una persona neutral tendría que contener el punto de vista del violador y la víctima, y el del asesino y el bebé; lo cual no sería bien visto por los lectores.

Por tanto, debemos deducir que para escribir una noticia el periodista tiene que ser lo más objetivo posible sin llegar a resultar neutral, y tratando de alcanzar el mayor grado de independencia.

Decía Chris Hedges que la esencia del periodismo es buscar la verdad. Una información veraz será aquella que, aunque no sea exacta del todo en el hecho, haya sido escrita por un autor que haya actuado de buena fe con un canon razonable de cuidado profesional.

IX LAS FUENTES

Un periodista debe tener siempre una referencia lo más directa posible con el hecho del que va a escribir. En ocasiones será necesario volver al lugar de los hechos para recoger nuevos datos o para hablar con los protagonistas o testigos directos. También puede utilizar el archivo y los servicios de documentación. La agenda personal y buenas fuentes es la base de un buen periodista.

Las fuentes son el material básico del trabajo periodístico. Sirven para consultar, constatar, comprobar, probar y verificar. Las fuentes dan credibilidad o no al texto. El periodista se apoya en sus fuentes, pero él es el responsable de acudir a las fuentes, y debe saber elegirlas bien y no dejarse llevar por ellas (no utilizar siempre la misma fuente y no dejar de contrastar la información que aporta).

Las fuentes han de ser creíbles y veraces (los rumores no son información, es imprescindible verificar). Es necesario saber qué fuentes son las correctas, libres de intenciones contrarias a la exclusiva búsquedad de la veracidad. En las declaraciones, las fuentes pueden ser on the record(cuando se identifica a la fuente) y off the record (cuando no se identifica a la fuente). 

Las llamadas fuentes regulares son contactos que revelan cosas al periodista regularmente. Facilitan la labor, dan pistas sobre qué buscar y permiten su identificación; el peligro consiste en convertirse en aliado de las fuentes y dejar de verificar la información que aportan. Un buen periodista no debe basarse en los hechos que se quedan en interpretaciones interesadas ni en rumores.

Los problemas que los medios tienen en relación con las fuentes son los siguientes:

-El acceso a las fuentes cada vez es más difícil por culpa de los nuevosgatekeepers, que son instituciones que actúan como nuevas intermediarias de la información. Ellas deciden qué se publica, no los periodistas. Son los gabinetes de comunicación, los portavoces, los periódicos de marketing, los creadores de noticias... 

-Los medios digitales hacen un mal trabajo con las fuentes a la hora de citar y contrastar. Muy pocos cuentan con fuentes propias y la falta de recursos les hace ampararse en las agencias y en otros medios. Muy a menudo no se citan las fuentes y se hace uso del corta-pega. Los medios tradicionales también están ejerciendo un abandono paulatino de las fuentes propias.

-El control que ejercen los poderosos para que la información no afecte a la opinión pública. Una práctica que ya se conoce como "vigilar al mensajero".

Todo lo anterior lleva a una desconfianza creciente por parte de la audiencia. De hecho, los medios más creíbles son los de Finlandia y los menos creíbles los de EEUU y España. Sin libertad de información no es posible crear una opinión pública con criterio, y una opinión pública sin criterio se convierte en mera masa. Un buen periodista deberá paliar estos problemas.

Las instituciones de información más creíbles son las agencias de prensa. En España, EFE y EuropaPress son la vanguardia de la información, están en casi todos los sitios y son imprescindibles. Son organizaciones empresariales que recogen noticias de sus periodistas en distintos lugares y la transmiten inmediatamente a sus abonados.