domingo, 4 de septiembre de 2016

Las bibliotecas públicas no podrán contar con nuevos libros electrónicos de idiomas ni audiolibros

Libranda, la nueva adjudicataria de licencias de libros electrónicos para bibliotecas públicas durante un año, no ha incluido en su licitación títulos de idiomas ni audiolibros.

El BOE nuestro de cada día publicó la noticia de la compra de todas las licencias de libros electrónicos por Libranda, también conocida como Distribuidora Digital de Libros. Esta empresa, presidida por el Grupo Planeta, pagó 726.000 euros para obtener 92.000 licencias de 486 títulos, entre los que no se incluyen libros de idiomas ni audiolibros. Esto supone prescindir de 108.000 licencias con respecto al 2013, cuando el número de libros electrónicos licenciados era de 1.380 (de los cuales 140 correspondían a títulos de idiomas) y 50 audiolibros. De modo que el número de libros electrónicos ofrecidos a las bibliotecas ha disminuido un 54%.

Las diferencias entre la primera licitación y la actual son más que evidentes en cuanto a la cantidad de títulos. Sin embargo, se mantiene el orden de preferencia con respecto a los géneros literarios más ofrecidos, teniendo la primacía las obras de ficción para adultos y los libros de autoayuda

Imagen perteneciente a El BOE nuestro de cada día

En esta ocasión, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte solo ha adjudicado seis lotes en los que se divide la compra de licencias de libros electrónicos; mientras que el año pasado ofreció ocho lotes. Libranda ha conseguido todas las licencias a pesar de tener una peor oferta económica que sus competidores (principalmente Odilo y Bookwire). La razón es su alta puntuación en los criterios no objetivos referidos a la calidad de las obras (relevancia, autoría...) y la actualidad de las mismas, que han sido consideradas títulos novedosos.