lunes, 5 de septiembre de 2016

Reseña: 'Atrapada en Venecia'

Autor: Leo Mazzola

Obra: Atrapada en Venecia

Formato: Ebook

Editorial: Autopublicado

Número de páginas: 428

Resumen: Después de una dramática ruptura con Raúl, su primer y único amor desde la adolescencia, Lara, una joven de veintitrés años graduada en turismo y cuyo mayor deseo es viajar por el mundo, inicia una nueva vida lejos de su hogar y conoce a Carlos, un artista plástico de carácter bohemio e independiente, surgiendo entre ellos una fuerte atracción. Una serie de circunstancias adversas impiden que esa relación fructifique y se consolide.Mientras trabaja en un club de alterne conoce a Marcos, un hombre enigmático y con enorme personalidad, doce años mayor que ella, que la seduce irremediablemente. Con él viajará a Venecia y se iniciará en los misterios de la Hermandad de la Luz, una sociedad secreta inspirada en creencias medievales y que practica rituales basados en el tantrismo.Romanticismo, intriga, suspense, y un gran trabajo de investigación histórica son las claves de esta nueva novela de Leo Mazzola.

Leo Mazzola vuelve al género al romance y el erotismo. Tras las dos partes de Amores prohibidos llega Atrapada en Venecia.

El libro está compuesto por dos mitades completamente distintas divididas por un punto de inflexión, que es el viaje de Lara (la protagonista) a Venecia. En la primera parte, la novela trata a través de Lara el problema de la violencia machista, el debate sobre la profesionalización de la prostitución y los traumas emocionales. A partir de la segunda parte es cuando el título comienza a tener sentido, Lara es embaucada para viajar a Venecia y unirse a una secta que rinde culto al sexo, donde participará en orgías y donde será sexualmente humillada por uno de los personajes.

Lo que más me ha gustado de la novela ha sido el trasfondo narrativo. Se podría decir que toda la obra está marcada por la evolución del personajede Lara, de ser una chica tímida y sumisa (en la primera parte) a ser cada vez más y más independiente hasta que al final de la novela por fin tiene fuerzas para rebelarse contra todos aquellos (hombres) que han deseado "encadenarla". Además, se trata de un alegato a favor de la libertad sexual de la mujer. El argumento es también interesante, porque habla de lo fácil que es caer en sectas cuando una persona está especialmente vulnerable, y esta lección puede sernos útil o incluso llegar a hacernos que nos sintamos identificados. Tal vez no todos nos estemos metiendo en sectas, pero en épocas de crisis sí que hemos podido creer conveniente afiliarnos a un partido político, a un club de fútbol, a una fe religiosa... Volviendo al libro, la moraleja es que no se puede juzgar a nadie porque la vida te puede llevar por muchos caminos y nadie puede ponerse en tu lugar, como se demuestra al describir a personajes que han ejercido la prostitución porque si no, habrían muerto de hambre y otras situaciones equivalentes. Otro punto que tiene la novela a favor es la sorpresa, todo lo que parecía al principio luego no tiene nada que ver con el final.

Un detalle muy curioso es que el libro gasta muchas páginas en explicarrecetas de cocina.

Lo que no me ha gustado es que el libro estaba lleno de abundantes descripciones que en varias partes resultaban innecesarias, tanto que la forma hacía que una lectura que podría ser interesante se volviera tediosa. Las descripciones de los actos sexuales (que ocupan buena parte de la novela y son muy explícitas) son aburridas y carecen de la sensualidad, el trasfondo emocional y la picardía que define al género erótico. Se describe el sexo como las instrucciones de cómo montar un mueble del Ikea. Y por alguna razón, la protagonista parece una chica hormonada que se pasa casi todo el rato pensando en sexo y se "humedece" (adjetivo utilizado casi en cada página) cada vez que la miran. Esta falta de estilo formal lleva al lector a pensar que la parte con más acción de toda la obra (y la que vale la pena) se desarrolla en las últimas veinte páginas.