lunes, 5 de septiembre de 2016

Reseña: 'Viaje al centro de mis mujeres'


Autor: Alicia Domínguez Pérez

Obra: Viaje al centro de mis mujeres

Editorial: Círculo rojo

Año de publicación: 2015

Número de páginas: 329

Idioma original: Castellano

Resumen: Tras la ruptura con su pareja, Lola recibe la trágica noticia del suicidio de un hombre cuyo desahucio ella ordenó. Su prima Sara, fotógrafa y activista del 15M, es imputada por ocupar el emblemático edificio Valcárcel de Cádiz. Sus destinos volverán a encontrarse en un viaje a Portugal, en el que ambas intentarán dejar atrás sus particulares demonios. En este viaje, lleno de sorpresas y fascinantes encuentros: un anciano centenario que cuenta historias fabulosas; una fadista, a la que su padre y su marido prohibieron cantar; un homosexual, con un insólito pasado, que viaja con su pareja y sus dos hijos; un echador de cartas, que despierta en Lola una pasión largamente dormida, y una seductora mujer, propietaria del hostal La Menuíta, un lugar donde «verdaderamente se calma el dolor», Lola y Sara descubrirán lo que son y, sobre todo, lo que fueron las mujeres que las precedieron y cuyas energías aún llevan pegadas a la piel.//Viaje al centro de mis mujeres puede ser una road story al uso, en la que los personajes experimentan una evolución vital. Pero no es solo eso. Es también una historia, contada con agilidad y frescura, de secretos familiares que arañan por dentro; de justicia social; de mujeres que no se resignan; de anhelos y, sobre todo, de amor y perdón, únicas herramientas capaces de liberar la poderosa energía que bulle en nuestro interior y que nos impulsa a salir al encuentro de nuestros sueños. Y todo ello, acompañado por la sensualidad de la música, la comida, la bebida y la magia de lugares como Monsaraz, Évora, Lisboa, Lagos y Ayamonte. Porque al fin y al cabo, lo importante es sentir; lo demás son alrededores...//"Tenemos que elegir nuestra vida y tener valor para afrontar las consecuencias, a sabiendas de que no somos nuestros miedos ni nuestras limitaciones, sino lo que somos capaces de hacer a pesar de ellos".

La autora de El Verano que trajo un largo invierno (Quorum Editores, 2005),  102 razones para recordar a Salvochea (Asociacion de amigos de F.S., 2009) y 65 Salvocheas (Quorum Editores, 2011), nos trae con Viaje al centro de mis mujeres una obra que yo calificaría como un ensayo narrativo.

La principal acción de la novela se basa en tres pilares: el viaje que Lola hace con su prima Sara a Lisboa. los recuerdos de la familia de Lola y Sara y el replanteamiento que Lola hace de su propia vida. A efectos de estilo, la narrativa de la novela se basa en las descripciones de los escenarios portugueses que Lola visita, y los flashbacks y conversaciones que tiene con Sara sobre su familia y su situación sentimental. En todas las novelas hay un personaje que persigue un objetivo; en esta novela, el objetivo de la protagonista es aclararse las ideas. Si la etiqueto como un ensayo es porque se trata de una novela muy reflexiva en la que la acción narrativa parece un mero atrezzo que enmarca los pensamientos y emociones del personaje.

Me ha gustado especialmente el tratamiento que la autora ha dado a los escenarios de Portugal y Lisboa. Leyendo la novela, he hecho un recorrido turístico digno de una novela de viajes. También estoy muy a favor de la pugna que la novela hace a favor del feminismo y la normalización de la homosexualidad. Si hay algo que me ha parecido muy inspirador es que se retrate la difícil decisión entre trabajar en un entorno laboral rentable yun trabajo por pasión, lo cual se ve reflejado en el personaje de Sara, que quiere ser fotógrafa pero no sabe si eso "le dará de comer" y en la dificultad y el hastío que siente Lola trabajando en un banco.

Si algo quisiera remarcar en esta obra es que se ensalzan ciertas ideologías y valores morales y políticos con los que el lector puede sentirse identificado o no. En estos valores se basa la novela, por lo que disfrutar o no de la obra depende de la subjetividad y de los valores individuales de los lectores. Entre estos valores tenemos el retrato de las virtudes del movimiento okupa y la plataforma antideshaucios, el rechazo hacia el capitalismo, las relaciones amorosas y sexuales liberales y la posición contraria hacia el paternalismo médico. Aun así, les diría a los lectores que no estén de acuerdo con estos valores que conocer ideologías ajenas siempre es un ejercicio constructivo que nos ayuda a formar nuestras opiniones individuales; siempre que estas ideas no ataquen a la libertad y a la igualdad entre los seres humanos.