lunes, 5 de septiembre de 2016

Reseña: 'Decisiones'



Autor: Jorge Urreta

Obra: Decisiones

Editorial: Amarante

Año de publicación: 2012

Idioma original: Castellano

Resumen del libro: Carolina, la mujer de Eduardo Montero, famoso empresaro farmacéutico español, acaba de morir de un cáncer. Su viudo se culpa de su muerte, convencido de que su excesiva dedicación al trabajo ha tenido algo que ver en la tardía detección de una enfermedad que podía haber sido evitada. El sentimiento de culpa le impide salir adelante.Poco tiempo después, decide que tiene que hacer algo, para evitar perder totalmente a su mujer. Alquila una carísima cámara criogénica en Estados Unidos, en la que el cadaver reposará congelado hasta que la ciencia sea capaz de revivirlo y curar su cáncer. Y convencido de que la criogenización no es la solución definitiva, decide sopesar otras posibilidades. No tarda en entrar en contacto con diversos científicos, alejados de las investigaciones oficiales? y las corrientes de pensamiento normales?, que llevan tiempo experimentando con conceptos que parecen sacados de la ciencia ficción. Gracias a su dinero y su afán por probar cualquier cosa para recuperar a su esposa, termina aliándose con un científico ruso que afirma tener la solución definitiva.

La Contraportada tiene el placer de presentar Decisiones, una de las seis novelas del escritor Jorge Urreta. Este libro es un thriller que, en mi opinión, tiene tintes muy marcados de la novela psicológica

En este caso, la sinopsis no podía ser mejor, por lo que no hace falta que yo dé mi propio resumen del argumento; pero me parece relevante decir que es una obra muy llamativa. El caso de un multimillonario que lo tiene todo en el mundo hasta que su mujer muere y quiere traerla de vuelta; me ha recordado a la vieja frase de "todos vamos a morir, tengamos más o menos dinero". El poder adquisitivo contra la muerte. Y la pregunta que el lector tiene a lo largo de toda la novela es: ¿de verdad logrará el protagonista resucitar a su mujer? Por tanto, es una historia atractiva que engancha desde antes de abrir la novela.

A nivel formal, la historia es un poco más lenta de lo que cabría esperar en un thriller. Está escrita en primera persona y nos colocamos en los ojos de Eduardo; en sus emociones y sentimientos. La novela, sin embargo, no hace demasiado hincapié en la tristeza o la soledad de Eduardo, sino que nos lo muestra como un hombre bastante pragmático y organizado con una mente fría. Como ya he dicho, el autor nos marca un tiempo bastante real. Desde la muerte de Carolina, el lector acompaña a Eduardo en su día a día y en su aparente vuelta a la rutina. La acción es realista, de modo que sabemos qué libros lee Eduardo para pasar el rato, cuántas películas ve hasta la hora de dormir, qué uso le da a navegar por Internet... y detalles un poco más nimios. Esto puede hacer que la novela se haga un poco larga, pero también nos da una visión verosímil que hace que la persona que lee la obra llegue a "creerse" las cosas que está leyendo.

Los lectores que sepan ser pacientes disfrutarán de una obra con la que puedan llegar a sentirse identificados y cuyo final les hará reflexionar largo y tendido.