viernes, 10 de febrero de 2017

Reseña: 'Turbios celajes intrincados'


Autor: Alexis Soto Miranda

Editorial: Ediciones Lenguaraz

Número de páginas: 60

Año de publicación: 2016

Resumen: Libro de poemas de un depurado lirismo que explora en las diversas asociaciones que se establecen, a través de la palabra, entre el mundo material y el espiritual; poesía que impresiona los sentidos y nos seduce con la belleza de sus imágenes; versos de una inefable representación del afuera y el adentro, de los seres y las cosas, del tiempo que fue ayer, ahora y todavía.

Alexis Soto Ramírez (La Habana, Cuba, 1967). Recibió, en su ciudad natal, el Premio Luis Rogelio Nogueras de poesía con el libro Estados de Calma (Ediciones Extramuros, La Habana, 1993). Textos de su autoría están antologados en Algunos pelos del lobo. Jóvenes poetas cubanos (Instituto Veracruzano de Cultura, 1996). Otros títulos publicados son Turbios Celajes Intrincados y Oscuro impostergable o la circunstancia de la hormiga. Actualmente reside en Ellicott City, Maryland, EE.UU., donde trabaja como arquitecto de sistemas informáticos. Sus poemas aparecen en revistas literarias de Estados Unidos, México, Francia y España.

Turbios celajes intrincados es un poemario que, sintiéndolo en el alma, debo decir que no me ha gustado. Un autor, por el simple hecho de haber sido capaz de escribir y publicar un libro ya tiene un mérito innegable, pero como lectora corriente me veo en la obligación moral de reconocer que esta obra no ha sabido llegarme. El autor fue muy amable al enviármela y está claro que ha trabajado en crearla, por eso me sabe mal hacer esta crítica.

Debo aclarar que no soy una experta en poesía ni nada por el estilo, y tal vez la leí en un momento vital inadecuado, no lo sé, pero me temo que de los 31 poemas que componen la antología, tan solo me llegó uno (emocionalmente hablando), este:


Se trata de poemas de verso libre, sin rima y sin correspondencia métrica. Las temáticas de los poemas abarcan motivos oscuros y nostálgicos, y se recogen en su simbología elementos naturales como la lluvia, los animales y el bosque. Me temo que los versos para mí me han resultado como el mismo título dice: turbios e intrincados, y le añadiría la definición "incomprensibles", ya que muchos están en un lenguaje especializado y con cultismos que me hicieron sacar el diccionario más de una vez.

No he podido sentir esta poesía desde la razón, porque no la comprendía; ni desde el corazón, porque no me hacía sentir nada.

Como siempre os digo esto es solo mi opinión, tal vez si alguno de vosotros lo lee le encantará, ¿quién sabe? En cualquier caso, decidme cuáles son vuestras impresiones en los comentarios.