sábado, 23 de septiembre de 2017

Reseña: 'La hija del dragón de hierro'

Autor: Michael Swanwick

Obra: La hija del dragón de hierro

Editorial: Bibliópolis

Número de páginas: 320

Año de edición: 2006

Sinopsis: Jane era una muchacha que trabajaba esclavizada en una fábrica de dragones de hierro. Su vida constituía una pesadilla, pero tenía una esperanza: le parecía que había nacido con el solo propósito de robar un dragón algún día. Los oía gritar supersónicos por el cielo, impulsados por cólera y gasolina. Sentía su tirón gravitacional, la estela sobrecalentada de su paso. Y se veía a lomos de uno yéndose lejos, lejos, lejos. Primero, no obstante, tendría que dominar el grimorio. Tendría que aprender cómo se manejaban los dragones. Finalista del Premio Mundial de Fantasía y del premio Arthur C. Clarke, y seleccionado por The New York Times como libro del año, La hija del dragón de hierro representa uno de los hitos más sobresalientes de la fantasía contemporánea.

Michael Swanwick es un escritor estadounidense especializado en ciencia ficción. Aunque ha escrito varias novelas (Rogues, En la deriva, La hija del dragón de hierro), Sandwick es principalmente un autor de relatos cortos, por los que ha ganado varios premios.

La hija del dragón de hierro es una novela enmarcada en la fantasía y el cyberdark. La compré en la Japan Weekend Madrid 2015 y me arrepiento bastante de haberlo hecho. Creo que jamás he sido tan tajante frente a un libro pero, en honor a la verdad, diré que es uno de los peores libros que he leído en mi vida (todo según mi propia subjetividad, habrá gente a la que le encante, pero no es mi caso).

Se trata de un libro largo que dice poco en muchas páginas. Lo único bueno que tiene es que utiliza un lenguaje sencillo, pero nos encontramos ante una trama simplista, poco trabajada. Digamos que el autor se centró en crear el mundo fantástico pero la protagonista, Jane, es como si no tuviera ninguna historia que contar. Simplemente vive su extraña vida en su extraño mundo, nada más, no persigue objetivos ni huye de peligros. Es una historia totalmente anodina. Muy al final del libro vemos "algo parecido a" una trama, pero antes... Me había leído más de la mitad de la novela y cuando me preguntaban: "¿De qué va ese libro?", yo respondía: "No tengo ni idea". No sabía adónde leches me conducía el relato. Los "giros" (por llamarlo de alguna manera) son absolutamente forzados y poco realistas. Leía y tenía la sensación de que me estaban tomando el pelo. En resumen: es una historia sin historia.

El universo de ficción estaba más trabajado que la trama (de hecho, era lo único que estaba trabajado). Nos encontramos ante un mundo que podría ser como el nuestro pero en vez de humanos hay hadas, elfos y demás criaturas de cuento de fantasía. Sin embargo, básicamente, es un mundo terrible. No hay capítulo en el que no haya muertes horribles, violaciones, pederastia, esclavitud... Y eso que yo no tengo nada en contra del gore (hasta me gusta y me cuadra muy bien en ciertas escenas). El autor ha intentado hacerlo dark y gore y sin embargo, le ha salido más bien "disgusting". Casi ninguna de las torturas, de las injusticias y de las discriminaciones venían a cuento. Parecía que metían las orgías, los sacrificios humanos, los suicidios y los abusos a menores porque sí. Además, la "fantasía" no sirve para nada. Todos los seres se comportan como humanos (como humanos muy mediocres) y lo único "mágico" que tienen es, por ejemplo, que si un hada hombre se corre, en vez de semen salen mariposas (esto me dejó a cuadritos, pero es un buen ejemplo del sinsentido de la novela). 

Los personajes son otra cosa que no me ha gustado. Todos son unos auténticos cabritos, es imposible empatizar con ninguno. O son malos, o son estúpidos. Al menos así me lo parecían a mí.

Como curiosidad, creo (y subrayo ese creo) que se intentó hacer un alegato feminista cuando una diosa dice que el hombre fue creado a partir de lo peor de la mujer. Pero más que feminista me parece hembrista. Yo no creo que para alabar las bondades del género femenino haya que decir que los hombres son inferiores. Me parece obsceno. En mi opinión, hombres y mujeres son iguales y merecen el mismo respeto.

No se lo recomiendo ni a mi peor enemigo.