martes, 20 de marzo de 2018

Reseña: 'Los relatos de Teofirán'


Autora: Beatriz Berraco

Editorial: Donbuk

Año de edición: 2017

Número de páginas: 584

Sinopsis: Tras la pérdida de sus padres, Ada descubre que no es quien creía ser. Esto la lleva a comenzar un viaje en el que conocerá nuevos amigos, e intentará hacer lo que esté en su mano para ayudar a los demás. Cuatro historias repletas de emoción, acción, intriga y amor llenan este libro en el que poco a poco se van desvelando los secretos de Teofirán…porque el origen del mundo no es siempre lo que parece.
Esta novela es la primera publicación de Beatriz Berraco.

Se trata de un libro de fantasía pura autodefinido como juvenil. Este enorme ejemplar de casi 600 páginas posee una estructura bastante compleja, ya que no es un solo libro, sino cuatro ejemplares completos ambientados dentro del mismo universo. De modo que Los relatos de Teofirán contiene a su vez:
  • Primera parte. El regreso de las hechiceras (19 capítulos)
  • Segunda parte. La venganza del mago (18 capítulos)
  • Tercera parte. El secreto de los Móndars (16 capítulos)
  • Cuarta parte. La invasión de las brujas (11 capítulos)

En el primer "relato" (que podría ser un libro entero), nos encontramos con la historia de la sinopsis. La protagonista, Ada, descubre la verdad sobre su pasado e inicia su particular aventura para la que se buscará un compañero de viaje llamado Baltus. El segundo librillo es la segunda parte de esa misma historia de la que no puedo hablar sin hacer spoiler. La tercera historia (la que más me ha entretenido) se centra en las pesquisas de los Móndars, una raza mágica que aparecía anteriormente. En la cuarta parte, a Ada le toca salvar al mundo de un personaje malo malísimo.

Mi opinión... Nada nuevo bajo el sol. En esta obra no hay ni un ápice de originalidad. Ya sé que es difícil innovar dentro de las historias de mundos mágicos (que ya están muy trilladas) pero incluso ante este panorama hay autores que han sabido aportar un toque personal, le han dado una vuelta de tuerca al tema o, simplemente, han seguido con el género más tradicional pero lo han hecho de una forma óptima. Desde mi punto de vista, la autora no ha hecho nada de esto. Parecía un fanfiction de cualquiera de los libros de Laura Gallego.

Desde el primer capítulo, lo primero que el lector se encuentra es una especie de guía de viajes de Teofirán en la que se hace un resumen en plan: "Esto es Teofirán, se divide en tantas partes y hay una profecía que dice nosequé". En el segundo capítulo, la primera página va para decir lo guapísima que es la protagonista (porque todos los personajes buenos de este libro son guapísimos) y que es muy bondadosa y todo el mundo la quiere (una Rapunzel en toda regla), y en la segunda página ya se le han muerto los padres. Recuerdo que no llevaba ni veinte páginas y yo ya estaba pensando "empezamos bien". Lo admito, odio que la historia se introduzca como con un manual de instrucciones y que las cosas pasen sin más y a un ritmo tan trepidante que si te saltas una línea ya no sabes ni donde estás.  

No quiero ensañarme, de verdad, estoy segura de que la autora lo ha hecho lo mejor que ha podido y 600 páginas es un trabajazo, no voy a decir que sea basura ni mucho menos, pero la narración era simple hasta un punto en el que, como lectora, casi sentía que me estaban tomando por tonta. 

Es una historia, como ya he dicho, poco original y mal escrita. Y además, un mazacote de 600 páginas. Lo empecé con pereza y lo he ido leyendo a lo largo de varios meses más por compromiso que por otra cosa (al fin y al cabo me lo envió la editorial). Por suerte, mejoró bastante en la tercera historia, pero aun así ni siquiera la cuarta me convenció.

Y la verdad es que no culpo a la escritora. En una primera novela es difícil que todo salga perfectamente a la primera, pero a quien sí culpo es a la editorial. Sé que Donbuk ha sido quien me ha enviado el libro (y que, tal vez, después de esta reseña no me vuelvan a enviar nada) pero me parece inaceptable que una escritora pague de su propio bolsillo la edición de un libro en una editorial que no es precisamente barata en comparación con otras y que, encima, la editorial cometa errores tan graves. El primero de esos errores fue la corrección, había faltas de ortografía hasta decir basta (y repito, no es culpa de la escritora, eso le pasa a toooodos los escritores, y si pagas a un corrector se supone que es para que te lo solucione o al menos te avise para que lo corrijas tú). El segundo fue la maquetación, las plantillas que dan por Internet son mucho mejores que un "diseño editorial" como este en el que empiezan capítulos es la página impar, está plagado de viudas y huérfanas (el párrafo acaba con una palabra solita), no hay un buen interlineado y los párrafos aparecen pegados como una masa. En tercer lugar, utilizan una cubierta que parece de papel (en serio, es muy frágil, un libro tan grueso y tan mal cubierto tiene riesgo de romperse) y el color de las hojas es de un blanco nuclear que sin pocas daña la vista. La matanza de Texas en versión maquetación. Por último, con un buen informe editorial antes de proceder a la edición y publicación, tal vez podrían haber ayudado a la escritora a corregir sus faltas de expresión y el resultado habría sido muy diferente.
De modo que tenemos a una escritora que se ha lanzado a la piscina sin manguitos, a una editorial que creo que se ha limitado a pulsar el botón de la impresora y una historia que podría haber dado bastante más de sí.

Tal vez no me creáis, pero no disfruto haciendo este tipo de reseñas. De hecho, incluso me había planteado no escribirla para no herir los sentimientos de nadie (si la escritora me lee, juro que no quiero hacerla sentir mal), pero los seguidores de este blog quieren que les diga lo que pienso y no quiero callarme solo por quedar bien y evitarme problemas. He pasado meses enteros luchando por acabar este libro que no me había atrapado en ningún momento, y lo he hecho por puro respeto y con la esperanza de buscarle más puntos positivos. Espero que Beatriz siga escribiendo, porque trabajo y constancia no le faltan, y al fin y al cabo esa es la base más importante en el proceso de escritura. Estoy convencida de que si rehace la historia (y la divide en más tomos) puede mejorar mucho, y que si aprende de esta experiencia sus próximas obras tendrán mucho potencial. Asimismo, tengo la esperanza de que Donbuk se tome esto como una crítica constructiva y mejore la experiencia de usuario que le ofrece a sus clientes, los escritores.

Ahora mismo, es un libro que no recomiendo.

¿Tú qué piensas? ¿Leerías un libro mal maquetado? ¿La originalidad es un requisito indispensable? Dímelo en los comentarios, quiero saber tu opinión :)